Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

El Cardo

Gabriela Mistral - Interpretación de Jorge Yañez

Una vez un lirio de jardín (de jardín de rico) preguntaba a las demás flores por Cristo. 
Su dueño, pasando, lo había nombrado al alabar su flor recién abierta. 
Una rosa de Sarón, de viva púrpura, contestó: 
-No le conozco. Tal vez sea un rústico, pues yo he visto a todos los príncipes. 
-Tampoco lo he visto nunca -agregó un jazmín menudo y fragante- y ningún espíritu delicado deja de aspirar mis pequeñas flores. 
-Tampoco yo -añadió todavía la camelia fría e impasible. -Será un patán: yo he estado en el pecho de los hombres y las mujeres hermosas... 
Replicó el lirio: 
-No se me parecería si lo fuera, y mi dueño lo ha recordado al mirarme esta mañana. 
Entonces la violeta dijo: 
-Uno de nosotros hay que sin duda lo ha visto: es nuestro pobre hermano el cardo. 
Vive a la orilla del camino, conoce a cuantos pasan, y a todos saluda con su cabeza cubierta de ceniza. Aunque humillado por el polvo, es dulce, como que da una flor de mi matiz. 
-Has dicho una verdad -contestó el lirio. -Sin duda, el cardo conoce a Cristo; pero te has equivocado al llamarlo nuestro. Tiene espinas y es feo como un malhechor. Lo es también, pues se queda con la lana de los corderillos, cuando pasan los rebaños. 
Pero, dulcificando hipócritamente la voz, gritó, vuelto al camino: 
-Hermano cardo, pobrecito hermano nuestro, el lirio te pregunta si conoces a Cristo. 
Y vino en el viento la voz cansada y como rota del cardo: 
-Sí; ha pasado por este camino y le he tocado los vestidos, yo, ¡un triste cardo! 
-¿Y es verdad que se me parece? 
-Sólo un poco, y cuando la luna te pone dolor. Tú levantas demasiado la cabeza. .

© JORGE YAÑEZ CHILE 2012.Ultima modificación: 08-May-2014 11:55
Inicio Obra poética musical Poetas que ha interpretado Cantando con sus amigos Grandes Temáticas Actuación Mapa Contacto