Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Ahora el jefe del hogar
eres tu, dijo mi madre
al despedir a mi padre
en el panteón familiar
y sin dejar de llorar
con el alma en embeleso
cubrió mi cara de besos
mirándome tiernamente
yo la abracé fuertemente
y emprendimos el regreso.

El camino silencioso
contrastaba sin sentido
con otros tiempos queridos
en que fuimos tan dichosos
mis hermanos respetuosos
del dolor que allí se deja
cerraron suave la reja
del tranquilo campo santo
y yo pensaba entre tanto
en lo que dijo mi vieja.

Yo sabía que algún día
por más que el hombre se afana
de la noche a la mañana
mi padre se marcharía
el viejo siempre decía
cuando estaba conversando
la vida se va volando
y no todos lo sabemos
que algún día partiremos
sin saber cómo ni cuándo.

Se siente un escalofrío
comprobar esa verdad
yo no sé que hacer papá
si no estás al lado mío
se que tengo un desafío
por ser el hijo mayor
pero me agobia el dolor
de no sentir tu presencia
yo no tengo tu paciencia
y mucho menos tu amor.

No es fácil pa la semilla
el tener que ser el fruto
ese destino absoluto
sobrecoje y maravilla
ser piedra pa la gravilla
es soñar con el futuro
pero yo no estoy seguro
de ser como tu el pilar
y como jefe de hogar
no me veo te lo juro.

Se que me vas a decir
cada santo con su aureola
que la vida es una sola
y la tienes que vivir
tu manera de sentir
la conozco cabalmente
lo que pasa simplemente
es que me siento perdido
sin tu amor viejo querido
todo se ve diferente.

Mi madre se adelantó
al llegar a nuestro hogar
yo me sentí vacilar
y ella suave me miró
luego mi mano tomó
como noble consejera
de aquella pena primera
que sentí cuando era un niño
y con su fuerza y cariño
me indicó la cabecera.

Cuantos recuerdos sagrados
me asaltaron de improviso
ahora se que el paraíso
siempre estuvo a nuestro lado
son nuestros padres amados
la esperanza retenida
de una infancia ya perdida
que jamás ha de volver
y uno se niega a crecer
por miedo a enfrentar la vida.

Todos se fueron sentando
mis hermanos y mi madre
yo en la silla de mi padre
seguía reflexionando
si les seguimos amando
los viejos nunca se irán
jamás partiran
y aguantando mi emoción
dí a todos mi bendición
y empecé a partir el pan...

 

© JORGE YAÑEZ CHILE 2012.Ultima modificación: 08-Jun-2013 15:13
Inicio Obra poética musical Poetas que ha interpretado Cantando con sus amigos Grandes Temáticas Actuación Mapa Contacto