Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

 

 

 

 

Al traspasar el umbral
de mi escuela bien amada
el corazón corcovea
como un trompo de la infancia.
Mi escuelita de arcoíris
con niebla de la mañana,
a tus puertas ha llegado
un hombre que pinta canas.

Aquí me trajo mi madre
de vuelta de la cimarra
rogando que me admitieran,
que perdonaran mis faltas.
“Son tan pájaros los niños,
todo la atención les llama.
Se van a jugar al río
O al cine que hay en la plaza.”

El director, serio y grave
con su mirada traspasa
y luego, con un coscacho:
“¡Andate niño a tu sala”!
¡Hay quién pudiera volver
a estudiar por las mañanas,
con la lluvia compañera
y los gorriones del alba!
Con los hermanos Zenteno
de cabezas coloradas
y la amenaza candeal
de los puños de Adrián Lara.
Rompiendo con pies desnudos
los cristales de la escarcha,
jugando al Paco-Ladrón
y aprendiéndonos las tablas.
-“¡Allá vienen los pelaos!”
-¡Arranquen que tienen sarna”!
-“¡Mejor lávate el piñen
Que no se te ven las patas”!

En el corazón de la tarde
mueren las voces lejanas
y, algún profesor, cansado,
sonríe ante esa diablada.
Si un niño pasa de curso
se hace más grande la Patria.
Si un niño no va a la escuela
es estrella que se apaga.
Mi escuelita 16…
la “Libertad te llamaban”.
Cómo han pasado los años,
hoy te llaman “Alemania”.
Es un nombre muy hermoso
de otra patria muy lejana
que también tiene sus niños
en clase cada mañana.
Pues donde enseña un maestro
está la familia humana
entregándonos un sol
y la humanidad avanza.

Perdonen mis profesores
si no traje una manzana,
ni tampoco mis tareas.
Anoche no dormí nada.
me he desvelado pensando
en mi patria desvelada,
tenemos tantos problemas
y está tan lejos la infancia.

© JORGE YAÑEZ CHILE 2012.Ultima modificación: 08-Jun-2013 15:20
Inicio Obra poética musical Poetas que ha interpretado Cantando con sus amigos Grandes Temáticas Actuación Mapa Contacto